Otros destinos de Holanda

Barrio Rojo de Ámsterdam

En Holanda, encontramos otros destinos que conforman la cultura y sociedad del país y que además atraen a visitantes de otras partes del mundo debido a su originalidad y propiedades únicas.

En el caso de Holanda, podemos hablar sobre el Barrio Rojo de Ámsterdam, el cual es famoso por consistir en un distrito donde nos encontramos un gran número de cabinas de prostitución distribuidos por 6500m² aproximadamente. Estas cabinas son alquiladas por prostitutas pertenecientes todas a la UE las cuales tienen beneficios económicos por tener clientes que las frecuentan cuando están de servicio.

El barrio rojo es característico por las luces rojas que lo forman, todas ellas provenientes de las diferentes cabinas que se esparcen por la zona. Realizar fotografías a las chicas, es un acto prohibido ya que para ellas es un sinónimo de agresión y falta de respeto hacia su trabajo y persona. Por ello, en las calles donde se encuentran estas salas encontramos carteles que nos informan de tal prohibición. Aquel que desobedezca descaradamente puede ser castigado recibiendo un chorro de agua o bien, en un caso más desagradable, la propia orina de la trabajadora además de posibles insultos y malas miradas. No obstante, siempre se puede ser algo discreto y realizar tomas de manera más sutil y no enfocando directamente con el objetivo a las chicas.

Además de ser un centro atractivo turísticamente, el barrio rojo también es un centro muy polémico ya que todo el tema de la prostitución choca bastante dentro de otras culturas y/o sociedades donde no está bien visto realizar este tipo de práctica. A pesar de ello, Holanda prefiere que la prostitución sea legal y controlada a que ésta se lleva a cabo en las calles poniendo en peligro a los ciudadanos y desprestigiando la ciudad. Las cabinas, ayudan a que los clientes se dirijan a esa zona y no tengan la necesidad de deambular por barrios o calles en busca de chicas de la calle. Toda la zona roja está vigilada con cámaras de vídeo vigilancia y hay una gran seguridad por parte de policía.

Visitar este barrio tan peculiar merece la pena ya que no lo encontraremos en otro lugar y nos dará una visión diferente referente al mundo de la prostitución y la noche.

Para ello, una buena opción es la de asistir a los tours que se realizan en la ciudad gracias a Sandemans New Europe Ámsterdam: expertos guías realizan tours cada día y de manera voluntaria sin necesidad de pagar por ello (aunque siempre va bien alguna que otra propina si realmente nos ha gustado como ha llevado a cabo el tour) y nos muestran los rincones más insólitos y desconocidos de la ciudad como es el caso del Barrio Rojo, cada día a partir de las 6.45 de la tarde el tour tiene inicio en la oficina de información de la estación central de Ámsterdam y tiene una duración de una hora.