Patrimonio cultural

El canal de Prinsengracht en el centro de Amsterdam
El canal de Prinsengracht en el centro de Amsterdam

Ámsterdam es una ciudad rica en tesoros culturales de la “Edad de Oro” holandesa. Es por eso que el Siglo de Oro holandés desempeña un papel importante en las principales ciudades de Holanda. El país cuenta con numerosos monumentos de esta época que siguen atrayendo a un gran número de turistas a Ámsterdam: los canales, los cruceros en barco o el Rijkmuseum. Asimismo, la Edad de Oro también desempeña un papel importante en la pintura, la literatura, la filosofía y la arquitectura.

Según la UNESCO, los canales son patrimonio cultural de “valor universal excepcional”. Además para la ciudad de Ámsterdam esta es la mejor manera de mantener y proteger los canales. Pero no sólo la parte de los canales en forma de media luna, sino también el área alrededor de los canales, estos son: el Heregracht o Canal de Patricios, el Keizersgracht o Canal del Emperador, y el Prinsengracht o Canal del Príncipe.

Esto demuestra que los canales son un símbolo de la ciudad, de gran valor cultural e histórico, lo que sirve para impulsar a Ámsterdam como destino turístico.

Los canales son el noveno sitio holandés que forma parte de la Lista del Patrimonio Mundial. Otros sitios en la lista son los molinos de viento de Kinderdijk, la modernista casa Rietveld-Schröder y el Mar de Wadden.

Podemos afirmar que Ámsterdam es una de las ciudades de Europa con más museos Uno de sus principales museos es el Rijkmuseum donde aguardan características obras maestras de artistas como Rembrandt, Frans Hals, Jan Stee y Johannes Vermeer. La joya de la colección es de Rembrandt “La ronda de noche”.

Por su lado, el museo Vincent Van Gogh cuenta con la mayor colección de obras de ese artista en el mundo, entre ellas “Los comedores de patatas” y “Dormitorio en Arles”. El Stedelijk Museum cuenta con una impresionante colección de obras de Matisse, Monet y Picasso. Aunque, tal vez, el sitio más popular de Ámsterdam sea la casa de Ana Frank, ubicada en la antigua casa con vistas al canal, donde Frank escribió su famoso diario. Allí los visitantes pueden ver el “anexo secreto”, donde Ana Frank y su familia se escondieron de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.