Patrimonio cultural

Palacio de Conciertos de Ámsterdam

El Patrimonio cultural de Holanda está ricamente representado por el arte, la música y la participación en los asuntos internacionales.

La primera Edad de Oro, etapa muy significativa para la arquitectura holandesa, surgió a principios del siglo XVII debido al auge de gran escala en la economía de las ciudades.

En aquella época se construyeron nuevos ayuntamientos y almacenes, es por eso que los comerciantes aumentaron sus fortunas y construyeron nuevas casas con fachadas muy ornamentadas como símbolo de su estatus. También se construyeron nuevos canales de defensa y transportes en varias ciudades.

El paisaje se enriqueció con la aparición de las casas de campo, aunque en menor escala. Algunos arquitectos famosos de la época fueron Lieven de Key, Jacob van Campen y Hendrik de Keyser. Otros arquitectos holandeses del siglo XX también han jugado un papel importante en el desarrollo de la arquitectura moderna del país.

Los Países Bajos también son conocidos por su larga tradición en la pintura y las artes plásticas. Dado que hasta 1830 holandeses y flamencos eran considerados como un solo pueblo, hoy en día sigue siendo difícil separar el arte flamenco del holandés.Algunos de los artistas holandeses más famosos de antes del siglo XVII son el pintor Hieronymus Bosch y los hermanos de Limbourg, famosos por sus trabajos encargados por el duque de Berry.

El siglo XVI vio a muchos pintores de Flandes trasladarse al norte de los Países Bajos por motivos religiosos y por la economía en auge, una época en que ambas regiones experimentaron una edad de oro de la pintura. El pintor holandés más conocido de la época es Rembrandt Harmenszoon van Rijn. Los artistas del siglo XVIII en los Países Bajos no fueron tan populares, con pinturas, principalmente de paisajes marinos.

A finales del siglo XIX , el pintor holandés más importante, que ganó el reconocimiento internacional, fue Vincent Van Gogh. El siglo XX marcó el comienzo de pintores tan importantes como Piet Mondrian y Corneille, Cobra-pintores y Karel Appel (‘Cobra’ representa las iniciales de las ciudades de origen de los miembros de Copenhague, Bruselas y Ámsterdam).

Con el paso de los siglos, la literatura holandesa ha conocido grandes escritores. Durante la Edad Media, la literatura holandesa se manifestaba a través de cantares de gesta como “Floris ende Blancefloer” y “Karel ende Elegast”.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la literatura holandesa ha estado marcada durante mucho tiempo por tres célebres autores: W.F. Hermans, Harry Mulisch y Gerard Reve.

Entre los escritores más importantes de posguerra cabe destacar a Hella Haasse, Cees Nooteboom, Marcel Möring y Thomas Rossenboom entre otros. En el extranjero, el interés por los autores holandeses ha ido creciendo progresivamente en los últimos años.

Los holandeses tienen una variada tradición musical, que va desde la danza y el ballet folklórico hasta la música clásica. En el siglo pasado, hombres y mujeres holandeses de origen africano y de Oriente Medio causaron efecto en el género de Rap y Hip Hop. Desde la década de 1950, los Países Bajos se han mantenido con las tendencias británicas y estadounidenses. En el terreno de la música clásica, Holanda cuenta con un gran número de orquestas, dispersas por todo el país. La más conocida es la Real Orquesta del Palacio de Conciertos de Ámsterdam.

Algunos de los lugares más representativos de este país, como los molinos en la zona de Kinderdijk, los canales de Ámsterdam o el Mar de Frisia forman parte del Patrimonio Cultural y Natural de la UNESCO.