Ámsterdam

La ciudad de Amsterdam

Amsterdam, capital y reflejo de los Países Bajos.

Ámsterdam es mucho más que los estereotipos que se presentan de esta ciudad en las postales. Aquí floreció el primer capitalismo y la edad de oro del arte moderno. Esa riqueza y ese arte se ha conservado a lo largo de los años hasta ahora, haciendo de Amsterdam una de las principales ciudades turísticas de toda Europa. El Museo Rijmuseum es el emblema de la ciudad y de su cultura. Allí podemos ver obras de holandeses ilustres, aunque no muy apreciados en vida, como Van Gogh. Sus Girasoles comparten espacio con las figuras luminosas de Johannes Vermeer y las figuras geométricas de Piert Mondrian. En Amsterdam también hay espesas nubes de marihuana que salen de los famosos Coffee shops. Y picantes o lánguidas sombras en las vitrinas del barrio rojo. Pero todo esto no son más que mitos y exageraciones de turistas.

En realidad Amsterdam es una ciudad moderna, cosmopolita y muy desarrollada que vive a pesar del turismo. Lo que más destaca es su paisaje social que define la tolerancia, pero que también se enfrenta a los nuevos retos que le plantea el siglo XXI. Con la integración de la inmigración global que ya es parte indisoluble de los Pasases Bajos, el país se enfrenta a nuevos desafios. La ciudad es el centro del país, de su liberalismo social en un mundo interdependiente. Amsterdam es también un ejemplo de la interminable lucha para defenderse contra la invasión del mar y del urbanismo inteligente y humano. La capital de Holanda ciudad aún tiene mucho trabajo por delante.

Qué ver, qué hacer en Amsterdam.

La ciudad de Ámsterdam es sin duda una ciudad agradable, instantáneamente atractiva a la vista. En ella se mezcla lo internacional con lo batavo. En cuanto nos salimos del centro atestado de turistas la ciudad gana en personalidad. Interminables barrios de casas de ladrillo, que recuerdan a un Londres, pero más europeo y menos clasista. Parques inmensos, la omnipresencia de la bicicleta como medio de transporte y el hecho de que la ciudad este viva. Esa es una gran diferencia con respecto a París, por ejemplo. En Amsterdam siempre hay gente por la calle, hay muchos bares y cafés, las calles no se vacían a las seis de la tarde.

En definitiva, todo ello hace que Amsterdam que tenga una actitud acogedora hacia los visitantes. La ciudad esta orientada hacia la juventud, hacia la economía digital y la modernidad. En parte esta actitud proviene de la idea secular de liberalismo de los países bajos. Pero también por la cultura liberal moderna que se creó en los años 60, influenciada por los movimientos de Sumer of Love californiano y el Mayo del 68 parisino.

La belleza de las calles y plazas de Amsterdam

Ámsterdam también destaca por sus eventos y festivales al aire libre que tienen lugar en su mayoría durante el verano. En cuanto a sus habitantes hay que destacar la facilidad para los idiomas. Casi todo el mundo a quien le pregunte será capaz de contestarle en casi perfecto inglés. Tampoco es raro que la ente hable algunas veces también en francés o alemán y muy a menudo, español.

El centro histórico: Grachtengordel.

El centro histórico de Amsterdam se organiza en torno a los canales de Grachtengordel.

El diseño de esta maravillosa ciudad está determinado por una red de canales. El centro histórico, que data del siglo XIII, se encuentra rodeado por cinco canales concéntricos. Uno de los más importantes es el Grachtengordel. Excavado en el siglo XVII forma parte de una extensión planeada de la ciudad para crear así un entorno urbano y de extrema elegancia. Es en esta zona donde la clase media de la ciudad construyó sus mansiones. Se caracterizadas por altas fachadas, decoradas con elegancia, cuyas buenas proporciones se reflejan en las aguas tranquilas y de color verde oliva de los canales.

Aquí encontraremos casi todos los monumentos más famosos y a la mayoría de los turistas de Amsterdam.

Principales puntos de interés y museos.

Algunos de los lugares de mayor interés a la hora de visitar Ámsterdam son:

El Grachtengordel “faja” de los canales del centro de la ciudad de Ámsterdam. Dedica un tiempo a contemplar las fachadas de los edificios reflejadas en el agua.

La casa de Anna Frank un conmovedor monumento al Holocausto.

El barrio de Jordaan es un lugar pintoresco por el que se puede pasear por los márgenes de sus canales, mientras se contemplan las siluetas de los árboles reflejadas en el agua.

El Rijksmuseum presenta una colección de la pintura holandesa, incluido El Reloj de la noche de Rembrandt.

El Museo Van Gogh donde la fabulosa colección de pinturas del maestro permanece expuesta en una moderna galería.

El pub-crawl o ir de bar en bar es una de las actividades más populares que se pueden hacer por la noche en la ciudad.

Reserva de entradas a Museos.

La mayoría de las entradas a los museos de Amsterdam sólo se pueden comprar de forma on-line. Puede usar los enlaces que els dejamos abajo para comprar y descargar con antelación sus entradas. Después sólo tendrá que mostrarlas con su teléfono móvil en la entrada.